Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ángel Rubio Castro
Jueves, 11 de agosto de 2011

Los diez patronos de la JMJ

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email



San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza (S. XI-XII) formaron un matrimonio ejemplar, honrado, trabajador, piadoso. Isidro fue jornalero del campo, primero en Torrelaguna y después en Madrid, donde se celebra la JMJ. Patrón de los labradores es celebrado por todos los rincones de Segovia.

San Ignacio de Loyola (1491-1556), fundador de los jesuitas. Su vida cambia radicalmente tras ser herido en una batalla en 1521. Comenzó entonces un peregrinaje que le llevó a Montserrat, Manresa y Tierra Santa, pero sobre todo un peregrinar interior que le sirvió para escribir los ejercicios espirituales. Estudió teología en París y allí se encontró con quienes serían, junto a él, los iniciadores en 1543 de la Compañía de Jesús. Otro santo que merece ser recordado es San Juan de Ávila (1500-1569) quien es recordado el 10 de mayo y es el patrón del clero español. Juan de Ávila era de familia noble y pudiente. Tras estudiar leyes, artes y teología, en 1526 es ordenado sacerdote y reparte todos sus bienes entre los pobres. Inicia entonces una intensa actividad evangelizadora que tendrá a Andalucía como su epicentro. Predica, confiesa, escribe y enciende las almas y los corazones. Se espera muy pronto su declaración como doctor de la Iglesia.

San Francisco Javier (1506-1552), evangelizador incansable, es patrono de las misiones. Falleció en la isla de Sanción, frente a las costas de China continental a donde anhelaba ir para anunciar la Buena Nueva. Nacido en el castillo navarro de Javier el 7 de abril de 1506, deseaba fama, gloria y poder hasta que se encontró en París con Ignacio de Loyola y descubrió que solo se gana la vida “perdiéndola” por el amor y al servicio a los demás en el nombre del Señor. Porque “¿de qué le sirve al hombre ganar su vida si pierde su alma?

Santa Teresa de Jesús (1515-1582) natural de Ávila a los 18 años entró en el Carmelo, pero hasta los 39 años no comenzaría la etapa definitiva de su vida: en la cuaresma de 1554, el miércoles de ceniza, se produce la conversión ante la imagen de un Cristo muy llagado. Es entonces cuando funda el convento carmelitano de San José de Ávila y cuando comienza su obra reformadora mientras comienza a escribir obras capitales de la historia de la espiritualidad y la mística (“El libro de la vida”, “Camino de perfección”, “Castillo interior”, “Las moradas”) que en 1970 la llevarían a ser declarada doctora de la Iglesia. La Santa abulense fue maestra de vida y oración, mujer inquieta y andariega, reformadora, ascética y mística, fuerte y sensible, apasionada por Jesucristo y fiel hija de la Iglesia.

San Juan de la Cruz (1542-1591) nace el día 24 de junio de 1542 en Fontíveros (Ávila) es bautizado con el nombre de Juan de Yepes y Álvarez. En 1563 ingresa en Medina del Campo (Valladolid) en la Orden de los Padres Carmelitas. Cinco años después se une a Santa Teresa de Jesús en la reforma del Carmelo. Y el 28 de noviembre de 1568 funda en Duruelo (Ávila) el primer convento masculino del Carmelo Descalzo. Cambia su nombre religioso por el de fray Juan de la Cruz. En 1577-1878 fue recluido en la prisión conventual de los Carmelitas Calzados de Toledo. Comienza a escribir "Cántico Espiritual". En 1590 es destituido, por insidias, de todos sus cargos. Es el patrono de los poetas y escritores desde 1952, fue autor de extraordinarias obras, tanto por su calidad poética como mística.

Santa Rosa de Lima (1586-1617). Fue la primera santa de América Latina. Santa Rosa de Lima, nació en la capital peruana en 1586. Santa Rosa fue una gran contemplativa y tuvo experiencias místicas. Vistió el hábito de la Tercera Orden de Santo Domingo, y se consagró al Señor en el camino de la perfección cristiana a través de la penitencia, de la virginidad y de la contemplación mística. Es la patrona de América. La iconografía nos la muestra con el hábito dominicano, unas rosas –signo de pureza- en las manos, el rostro agraciado, la mirada en oración y con rosario rodeando su torso.

San Rafael Arnáiz Barón (1911-1938) nació en Burgos el 9 de abril de 1911. Después de estudiar la carrera de arquitectura en Madrid, Rafael experimentó la llamada de Dios para consagrarse en la vida monástica. Tras conseguir el permiso pertinente, entró en el monasterio trapense en 1934. Una penosa enfermedad, la diabetes aguda, le obligó a abandonar el monasterio tres veces, pero siempre regresó con una respuesta generosa y fiel a la llamada de Dios que había recibido. Sobresalió por la humildad, la entrega a la voluntad de Dios, el talento artístico y la sensibilidad, la alegría, el buen sentido del humor, deseo de vivir para amar a Jesús, a María, a la cruz, y a su monasterio trapense palentino de San Isidoro de Dueñas.

Beato Papa Juan Pablo II (1920-2005). Su fiesta litúrgica se celebra el 22 de octubre. Karol Jozef Wojtyla nació en la localidad polaca de Wadowice el 20 de mayo de 1920. Contando solo 20 años, y ya muertos sus padres y su único hermano y Polonia invadida por el ejército nazi, Karol, que prometía ser actor y escritor, al enfrentarse a la realidad del mal, descubre que solo el amor de Jesucristo es la clave de la felicidad que anhela el corazón del hombre. Ingresa en el seminario de Cracovia, estudia en Roma y es ordenado sacerdote en 1946. Obispo y Cardenal de la Iglesia, el 16 de octubre de 1978 es elegido Papa con el nombre de Juan Pablo II .Fallece, el 2 de abril de 2005. Fue beatificado el 1 de mayo de 2011, segundo domingo de Pascua, fiesta de la Divina Misericordia.



Ángel Rubio Castro
Obispo de Segovia

Segoviaaldia.es - El periódico audiovisual de Segovia
Segoviaaldia.es • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress