Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 9 de marzo de 2017
Impuestos

Los asesores fiscales desmontan las mentiras del gobierno sobre el Impuesto de Sociedades

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Economía Empresas Impuestos Nacional

En un documento sobre los tipos efectivos del Impuesto sobre Sociedades en España, AEDAF desmonta la propaganda del gobierno sobre la tributación de las empresas.

[Img #6192]De forma insistente se ha señalado por parte de las autoridades y todos los medios de comunicación controlados por el gobierno, que las grandes empresas están tributando a un tipo real del 7%. Este mensaje, relativo a la reducida tributación de las empresas españolas, no es nuevo.

 

Según el informe presentado por la Asociación Española de Asesores Fiscales, “este tipo de datos no se corresponden en absoluto con la realidad. No obstante, a fuerza de tanta reiteración, existe el riesgo de que tales datos acaben convirtiéndose en una verdad irrefutable, que acabe resultando en una ‘estigmatización social’ de las grandes empresas españolas, tanto en España como en el resto de los países en los que operan.

 

 

Estudio

 

Por este motivo, la AEDAF ha considerado conveniente elaborar este documento, que pretende acabar con el mito de la reducida tributación generalizada de las grandes empresas españolas.

 

En el documento se realiza un estudio de la situación de la carga fiscal de las empresas, con base en los datos estadísticos tributarios del Informe Anual de Recaudación de la AEAT correspondiente a 2015.

 

El documento estudia la verdadera evolución de los tipos efectivos del Impuesto sobre Sociedades y analiza tanto el tipo efectivo total como los tipos efectivos de las empresas que forman grupo y los de las empresas que no forman grupo.

 

 

Los resultados que presentan los asesores

 

De los resultados obtenidos en el análisis, el documento concluye que:

El tipo efectivo del Impuesto sobre Sociedades en 2014 fue del 26,8%, lo que pone de manifiesto su proximidad al tipo nominal (30%).

 

Las empresas que no forman grupo tuvieron un tipo efectivo del Impuesto sobre Sociedades en 2014 del 27%.

 

Las empresas que forman grupo (generalmente, grandes empresas) se vieron sometidas a un tipo efectivo del Impuesto sobre Sociedades en 2014 del 26,4%, por lo que no existen apenas diferencias con el tipo efectivo aplicable al resto de contribuyentes (27%).

 

 

Tipo efectivo

 

El concepto “tipo efectivo del Impuesto sobre Sociedades” no está contemplado expresamente por la norma ni ha sido claramente delimitado, de forma pacífica, por la doctrina científica. En una primera aproximación, cabría partir de la definición de “tipo medio efectivo” contemplada por las Normas Internacionales de Contabilidad. Así, la NIC 12, en su párrafo 86, señala expresamente que “El tipo medio efectivo será igual al gasto (ingreso) por el impuesto sobre las ganancias dividido entre el resultado contable”.

 

No obstante, la doctrina científica, así como determinados organismos e instituciones públicas, (como nuestra propia Agencia Tributaria –AEAT-), han partido de definiciones alternativas del “tipo efectivo de gravamen”. En concreto, la AEAT calcula el tipo efectivo conforme a dos metodologías distintas; la primera considera que el tipo efectivo es el cociente entre la cuota líquida y el resultado contable y la segunda considera como tipo efectivo el cociente entre la cuota líquida y la base imponible.

 

Con la primera metodología el tipo efectivo resultante de los grupos de empresas, generalmente grandes empresas, resulta ser del 7% (en realidad, un 6,9%), mientras que con la segunda metodología que se detalla más adelante en este documento, el tipo efectivo es el 19,2%.

Si bien, con carácter general, este tipo de fórmulas alternativas para determinar el tipo efectivo de gravamen nos parecen aceptables, la aplicación concreta de tales fórmulas, y sobre todo la presentación de determinados datos por parte de la AEAT, pueden claramente inducir a confusión.

 

 

Cálculo

 

En concreto, el motivo por el que el tipo efectivo de los grupos de empresas así calculado resulta tan extraordinariamente bajo se debe a que en el numerador del ratio se incluye sólo la cuota del Impuesto sobre Sociedades satisfecha en España, mientras que en el denominador se incluyen los resultados positivos obtenidos por las empresas a nivel mundial. Teniendo en cuenta que los beneficios de las grandes empresas españolas proceden en su mayor parte de la actividad desarrollada fuera de nuestro país, es fácil entender el motivo por el cual ese tipo efectivo resulta ser tan reducido. Evidentemente, ese tipo del 6,9%, así calculado, y al que se alude frecuentemente, es un dato absolutamente sesgado y que no es representativo de la tributación efectiva que soportan las grandes empresas españolas.

 

Para evitar estas distorsiones la AEDAF considera que, si bien resulta aceptable calcular el tipo efectivo como el cociente entre la cuota líquida y la base imponible, a la cuota líquida deben sumarse las deducciones por doble imposición, tal y como tradicionalmente vienen defendiendo numerosas instituciones. Pero, en cualquier caso, lo que no procede en modo alguno es calcular la cuota líquida del Impuesto sobre Sociedades en España y dividir tal importe entre los resultados positivos agregados de este grupo, obtenidos a nivel mundial, dado que el tipo efectivo así calculado nunca puede ser una medida representativa ni de la tributación efectiva satisfecha por el grupo a nivel mundial, ni de la tributación efectiva del grupo en nuestro país.

 

 

Doble imposición

 

En línea con lo que apuntamos, debe observarse que la propia Subdirección General de Política Tributaria de la Dirección General de Tributos (DGT) ha venido publicando anualmente informes relativos al Impuesto sobre Sociedades de un determinado ejercicio. El último informe publicado en la web del Ministerio de Hacienda y Función Pública con el título “El Impuesto sobre Sociedades en 2012: Análisis de los datos estadísticos del ejercicio”2, dedica su apartado III.7 a la cuota líquida y al tipo efectivo de gravamen, que define como el cociente entre la cuota líquida y la base imponible de signo positivo. La DGT reconoce expresamente que, en el cálculo del tipo efectivo de gravamen, deben excluirse las deducciones en la cuota por doble imposición interna de dividendos y de plusvalías de fuente interna, las deducciones en la cuota por doble imposición internacional y la exención para evitar la doble imposición internacional.

 

También el Banco de España, en su publicación “Resultados anuales de las empresas no financieras 2011”, 3 hace una referencia a la evolución descendente del tipo efectivo de gravamen a nivel agregado, y encuentra una posible explicación (págs. 12 y 13) “en la existencia de exenciones en determinadas naturalezas de ingresos, como, por ejemplo, los dividendos percibidos, que constituyen un componente significativamente importante en la cuenta de resultados de las empresas de mayor tamaño”.

 

Finalmente, el Informe “Tax Burdens: Alternative Measures”4 de la OCDE, referido al cálculo de los tipos efectivos medios, subraya que para el cálculo del tipo medio efectivo obtenido sea representativo desde una óptica retrospectiva es necesario que exista consistencia en el tratamiento que se dé en el numerador y denominador a intereses, efectos de la inflación, pérdidas de ejercicios anteriores e ingresos derivados de fuentes extranjeras.

 

Por otra parte, conviene señalar que la compensación de bases imponibles negativas, procedentes de ejercicios anteriores, en un ejercicio concreto también debería ser excluida del cálculo del tipo efectivo de gravamen, dado que no es una partida indicativa de la renta obtenida en un determinado ejercicio.

 

En consecuencia, en el resultado contable no deberían tenerse en cuenta las rentas de fuente extranjera y los dividendos (normalmente exentos, al estar gravados previamente). Por eso, es más recomendable y se aproxima más a la realidad calcular el tipo efectivo sobre la base imponible, ya que así se eliminan las distorsiones anteriormente citadas o, en su caso, calcular el tipo efectivo sobre el resultado antes de impuestos excluidas las rentas de fuente extranjera y dividendos.

Segovia al día | Noticias de Segovia
Segovia al día • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress