Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

María Tomé
Viernes, 31 de marzo de 2017

Las cigüeñas blancas de Segovia

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Páginas de Segovia

Anunciando la llegada de la primavera, recibimos todos los años, procedentes de tierras africanas, a unas visitantes muy especiales.

[Img #6563]Las cigüeñas y su relación con el hombre, es un tema del que siempre se ha ocupado la cultura tradicional. Multitud de refranes y canciones populares, nos cuentan las bondades de estas peculiares y queridas aves, que surcando el cielo anidan en lo alto de nuestros  edificios y convierten el paisaje en una bella visión.

 

Anunciando la llegada de la primavera, recibimos todos los años, procedentes de tierras africanas, a unas visitantes muy especiales. Las Cigüeñas, grandes y vistosas, se hacen un hueco entre la población urbana, y ya han pasado a convertirse en figuras entrañables y comunes del paisaje.

 

Surcando nuestro cielo, anidan en lo alto de Iglesias, edificios y torres, dotando de gran belleza un paisaje ya de por sí impactante y hermoso. Todos los segovianos, hemos contemplado alguna vez, la singular estampa que producen las cigüeñas, al situarse en  los pináculos de la Catedral, como si estuvieran custodiando el templo. La luz de verano, transforma esta visión en algo realmente bello.

 

Las cigüeñas y el hombre, ya desde tiempos remotos han convivido en armonía, llegando a beneficiarse mútuamente. Ellas utilizan la protección del núcleo urbano, y se refugian así, de otros depredadores; pero son además fieles aliadas de los agricultores al proteger los campos de insectos, anfibios, roedores, reptiles y otros animales dañinos para las cosechas. Ya recogía Agapito Marazuela, una canción tradicional dedicada a estas aves tan queridas:

 

"...nos quitan los reptiles

de los caminos

y nos mata los bichos

que son dañinos.

¡Hay que ver la cigüeña

cuánto nos vale!

si no fuera por ella

cualquiera sabe..."

 

Como curiosidad, es interesante destacar, la fidelidad que las cigüeñas manifiestan, no sólo con relación a su pareja, a la que suelen permanecer vinculados toda la vida, sino también en referencia al lugar ocupado por su nido, que siempre es el mismo de años anteriores. Algunos de los nidos, están construidos con materiales sorprendentes como estropajos, cuerdas, plásticos, además de hierba y ramas de árbol.

 

En Segovia se conoce como "machacar el ajo" al sonido característico que envuelve la ceremonia de apareamiento de la pareja de cigüeñas. Un ruido procedente del choque del pico.

 

Al final del invierno realizan la cópula, y es en los últimos días de marzo y primeros de abril cuando la hembra pone los huevos. Su período de incubación dura treinta y cuatro días, y son los dos miembros de la pareja los que se encargan por igual de este proceso. Una vez nacidas las crías, los progenitores realizan una ardua e intensa tarea en busca de la alimentación necesaria para el desarrollo de sus crías. Tras un mes y medio, las crías alcanzan el tamaño de sus padres, la única diferencia es el color negro del pico y las patas. Transcurridos sesenta días, los pollos comienzan su aventura en solitario, y mantienen el vínculo familiar durante algunas semanas, tras las cuales obtienen su total independencia, comenzando su emigración hacia lugares más cálidos. El entorno de Segovia, posee condiciones idóneas para la existencia de cigüeñas; grandes arboledas, campos abiertos, prados frescos, baja contaminación, y un clima muy adecuado, tanto que incluso algunas parejas permanecen en nuestra tierra durante el período invernal.

 

A pesar de que Segovia cuenta con una nutrida población de cigüeñas, en los últimos años ha descendido el número de estas aves que pueblan las ciudades. Esperemos que este descenso no sea progresivo, y que las cigüeñas continúen por mucho tiempo en nuestro cielo, y podamos seguir diciendo aquello de "por San Blas la cigüeña verás".

 


María Tomé
Publicado en Páginas de Segovia en marzo de 1997

 

Segovia al día | Noticias de Segovia
Segovia al día • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress