Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

El Topillo
Miércoles, 19 de abril de 2017

Carta de Gumer: ¡Cómo han pasado los años...!

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: El Topillo

"Abre las puertas y que vayan saliendo los que sobran, los que han sido incapaces de hacer algo por ti y por la Comunidad".

En el fondo, presidente, me alegro que hayas iniciado la retirada. Tenías que haberlo hecho antes, pero los cantos de sirena o las dudosas compañías te lo han impedido. Quedan atrás los alegres años de tu aterrizaje en Valladolid. Te recuerdo, siempre sonriente y haciendo gala de un humor envidiable. Fueron los años que compartías tareas con el consejero Bécker y más tarde dando la cara en Fuensaldaña. Eran, recuerdas, los años de la teba azul incombustible. Y de la noche a la mañana, zás, las ansias de Lucas por conquistar Madrid te ponen en bandeja la presidencia de la Junta.

 

Eran días de esperanza y de ilusiones renovadas. Pero pronto la soledad, las compañías poco aconsejables y las sinergias heredadas te impidieron ver el bosque de una comunidad necesitada de nuevos impulsos, de nuevas ilusiones. Tu despacho, tu residencia en la calle Recoletos, tus compromisos y las eternas confesiones del Miguel Ángel. Cuántos secretos en el ángulo oscuro de aquel salón. Cómo han pasado los años, presidente, cómo cambiaron las cosas, que cantaba María Dolores Pradera. Y aquí estamos, frente a frente, como dos adolescentes, contemplado el enorme erial que dejas en herencia al joven Mañueco. ¿Qué queda del esplendor y gloria de otros días? Ni siquiera la otrora fiel y leal infantería se muestra presta para el combate.

 

Siento lastima, presidente, pero si repaso la nómina de tus fichajes veo claro que tu sucesor se va a hinchar a dar bajas. Aquí sobra hasta el masajista, por decir algo. Ese Titanic que es el Colegio de la Asunción se ha dado de bruces con un iceberg descomunal, la dura realidad. Ojo, presidente, prepárate para la que se avecina porque pronto sentirás, si no la sientes ya, la soledad del corredor de fondo, el escalofrío de lo que pudo ser y no fue. No te afanes en apurar la copa de ese licor amargo llamado despedida.

 

Abre las puertas y que vayan saliendo los que sobran, los que han sido incapaces de hacer algo por ti y por la Comunidad. Ellos, y tú también, presidente, saben quiénes son. No estaría mal, digo yo, predicar con el ejemplo. A lo mejor hasta te siguen los “arrecogidos”, los ilustres parásitos que te cruzas por los pasillos todos los días. Los que fueron y no son, los que no son pero pretenden ser.

 

Y mientras llega ese momento, la partida del partido. Mañueco, el Lopetegui del PP castellanoleonés, tiene que acertar con la renovación. Jóvenes con ganas, con ambición, conscientes de que es hora de sembrar y no de ordeñar. La batalla política se presenta apasionante, pero tremendamente complicada.

 

Félix Lázaro 19-4-2017

 

Nota de Gumer.- Mi señor, el arriba firmante, no me ha dejado tocar línea en estos párrafos. Es un blando, pero te prometo, amigo Topillo, que un día de éstos me desmeleno y empezamos a llamar a las cosas por su nombre.

 

Segovia al día | Noticias de Segovia
Segovia al día • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress