Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 21 de julio de 2017
Agricultura

La cosecha de cereal de invierno alcanza 2,6 millones de toneladas

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Agricultura

Se trata de una campaña caracterizada por fenómenos meteorológicos adversos, extrema sequía, altas temperaturas y heladas tardías, que han afectado especialmente a zonas con gran vocación cerealista.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, ha dado a conocer los datos de la cosecha de cereal de invierno de 2017, con más de la mitad de la superficie de la Comunidad segada, una campaña que ha estado marcada por la extrema sequía, las altas temperaturas y las heladas tardías. Estas inclemencias meteorológicas han tenido como consecuencia que Castilla y León registre una cosecha de 2,6 millones de toneladas, lo que supone una producción un 59 % más baja que la media de los últimos cinco años -6,3 millones de toneladas-.

Esta situación se debe a una campaña caracterizada por fenómenos meteorológicos adversos -sequía, granizo, altas temperaturas y heladas tardías- que han afectado especialmente a zonas con gran vocación cerealista, como son el norte y centro de Valladolid y el centro de Palencia, lo que ha reducido los rendimientos y, en consecuencia, las producciones.

Así, la falta de lluvia ha originado que la siembra otoñal se haya desarrollado de forma irregular y retrasada. Además, el invierno se ha caracterizado por falta de precipitaciones, presentando un déficit del 50 % en la mitad norte y un 25 % en el sur. Esta situación es todavía más extrema si se toma como referencia los meses de enero, marzo y abril de 2017, cuando la lluvia acumulada ha sido un 65 % inferior a la media de los últimos treinta años. Pero además, el mes de abril, tan importante para la cosecha, fue especialmente anómalo tanto en la falta de precipitaciones como en las temperaturas, que alternaron periodos de mucho calor con heladas a finales de mes.

Las lluvias de mayo llegaron tarde y no permitieron paliar el estrés hídrico y en algunas ocasiones se acompañaron de granizo y de heladas generalizadas durante los primeros días del mes. En estas condiciones, las fases de crecimiento de la planta y de llenado de grano se han desarrollado en condiciones muy extremas, lo que ha motivado un agudo descenso de los rendimientos.
 

Segovia al día | Noticias de Segovia
Segovia al día • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress