Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 1 de enero de 2018
Cuéllar

El Niño de la Bola, devoción y festejo en Cuéllar

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Cuéllar Diócesis Fiestas Folclore

El santoral comienza celebrando la Maternidad divina de María, y como es el mejor principio, en Cuéllar se festeja con una popular procesión bailando ante el “El Niño de la Bola”.

[Img #7978]Los Evangelios hablan de María una quincena de veces. El resumen de su vida entre los mortales es breve y humilde: vive en Nazaret, en la tierra de Galilea, donde concibió por obra y gracia del Espíritu Santo a Jesús y se desposó con José.

 

María visitó a su parienta Isabel. Más tarde, por un edicto del César, se trasladó a Belén, la cuna de sus mayores. Allí se empadronó para estar incluida en el censo junto a José. Y allí, en Belén, daba a luz a las afueras del pueblo, en un establo. Tiempo después viajaban a Egipto huyendo de Herodes que pretendía matar al Niño.

 

 

La leyenda del Niño de la Bola

 

Relataban Ana Fraile y Enrique Hernanz en la Revista de Folclore número 30, allá por el año 1991 muchas curiosidades analizando la historia de la Cofradía y la procesión del Niño de la Bola de Cuéllar…

 

"Según cuentan hace mucho tiempo, un ajero de tierra Madrid, al servir los ajos en un desván, encontró la imagen de un Niño Jesús. En su carro la trajo a Cuéllar, dejándosela al cura en custodia durante su ausencia. A su vuelta el ajero descubrió que había sido adoptada con gran entusiasmo por los cofrades del Niño Jesús y cómo la procesión cobró más auge entre los vecinos de Cuellar”.

 

[Img #7979]Pues bien, ya sabemos qué celebran los fieles de Cuéllar. Pero cuándo y cómo lo celebran: La Cofradía del Niño de la Bola es la encargada de sacar en procesión la imagen barroca del Niño Jesús los días 1 y 6 de enero por las calles de Cuéllar, conmemorando la Circuncisión del Señor y la Epifanía, las primeras fiestas del año.

 

Según los estudiosos de “Corrobla de bailes”, la celebración hunde sus raíces en las comunidades judías que pervivieron manteniendo, de forma enmascarada, sus viejos ritos, después de la expulsión que supuso el edicto de 1492. 

 

Cuentan que la tradición pervive en Cuéllar y en Ampudia (Palencia). “En Cuéllar, la procesión se baila, dando la cara a la imagen, al son de viejos ritmos de entradilla con el repiqueteo de las tejoletas. Os dejo con las imágenes de la procesión de esta año, acompañada por los Hermanos Ramos”.

 

“Esta fiesta, en origen, se mantuvo en localidades con importantes comunidades judías, que enmascarando el rito judío iniciático de la Circuncisión mantenían viva la llama de su antigua fe”.

 

La procesión del Niño de la Bola en Cuéllar se acompaña con danzas a ritmo de entradilla por los componentes de la Cofradía. La imagen sale de la iglesia de San Miguel y llega hasta la de San Esteban, volviendo de nuevo a la iglesia de San Miguel recorriendo entre danzas y vivas las viejas calles de la judería.

 

“El recorrido se anima con el repiqueteo de las tejoletas. Hasta las primeras décadas del siglo XX, la procesión se acompañaba de danzantes vestidos con casaca y calzón adamascados”. La procesión se repite el día de Reyes por la tarde. Una buena manera de empezar el año nuevo.

 

[Img #7980]Volvemos de nuevo al estudio publicado en la Revista de Folclore. Nos cuentan que la talla actual a la que alude la leyenda “puede atribuirse desde un punto de vista artístico a la etapa barroca de la escultura española, que vino a iniciarse a mediados del siglo XVII. El Libro de Actas (1679-1891), en el que se recogen compras de objetos utilizados en lo ritos, no registra la incorporación de esta imagen y, por ello, pensamos que ésta debe Corresponder a una fecha anterior a 1679”.

Por otro lado, cuentan Ana Fraile y Enrique Hernanz, lo que conmemora la cofradía queda explícito en-las actas de 1876 que rezan lo siguiente:

«...después de haber tributado al Niño Jesús los cultos que se acostumbran en su festividad de la circuncisión del Señor...»

“El hecho de ser la circuncisión un rito iniciático hebreo, unido a que la parroquia de San Esteban se localice junto al barrio judío a similitud de lo que ocurre con la parroquia de San Miguel, sede de la cofradía palentina del Niño Jesús, da pie a pensar en la posibilidad de que estas hermandades estén íntimamente relacionadas con el mundo judío, quizás a través de los judío-conversos”.

 

Cuando suenan la dulzaina y el tamboril, con “La Entradilla”, se inicia la procesión y comienzan los bailes, que siempre se hacen de cara al Niño de la Bola, como manda la tradición. Es uno de los rituales que aún se conserva, puesto que otros han desaparecido o variado.

 

El sonido de los cohetes también anima la procesión, un trayecto que se prolonga durante casi dos horas por las calles de la Villa. A esas calles vuelve el Niño, con su carita risueña y un largo vestido bordado en hilos de oro y plata que en la mano izquierda porta una bola del mundo.

 

 

Enlaces:
Segovia al día | Noticias de Segovia
Segovia al día • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress