Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Juan Luis Gordo
Lunes, 8 de enero de 2018

Nieve: caos, pánico y bienestar

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Carreteras PSOE Temporal

El mayor problema se ha suscitado en la AP-6, AP-61 y AP-51 donde han quedado atrapados cerca de 3.500 vehículos, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), y todas ellas bajo la gestión directa de Iberpistas -Grupo Abertis-.

El reciente temporal de nieve que hemos sufrido los segovianos en Reyes y el día posterior nos ha creado tensión y pánico, en algún caso, ante el sufrimiento de personas conocidas y allegados que habían quedado atrapados en las carreteras, pero también la percepción de caos ante la actuación de las administraciones, al menos por la información que trasladaban y el nerviosismo que traducían. La naturaleza siempre gana, y casi nunca es posible alcanzar lo imposible, pero este episodio de nieve, de fuerte nevada, también tiene su efecto positivo. Me atrevo a decir que muy positivo, muy por encima de los problemas que pueda haber generado: con la situación del temporal vivido se pone fin y se remedia la tremenda sequía que veníamos padeciendo y cuyos efectos, en caso de persistir, podían ser devastadores. No hay mal que por bien no venga, y éste ha sido de los grandes. No sólo vamos a llenar los pantanos y los acuíferos, sino que nos vamos a quedar hasta la primavera con un enorme depósito de agua en las cumbres.

 

La nieve no nos ha llegado por sorpresa. Las sofisticadas predicciones meteorológicas nos habían anunciado por zonas y días las posibles cotas de nieve que se iban acumular: 15 centímetros la noche de Reyes, 40 centímetros el día de Reyes... No se han alejado mucho de la realidad, visto lo visto. Todos éramos conscientes del problema, y hasta nos alegrábamos por el agua que podía traer, y los responsables de vialidad invernal, en cada ámbito territorial e institucional, debían saber que para esos días sus deberes tendrán que estar hechos y en regla. Otra cuestión es que se disponga y compense disponer de los medios suficientes y acometer el gasto para dar respuesta a un problema que se prolonga históricamente, como mucho, tres días.    

 

El mayor problema se ha suscitado en la AP-6, AP-61 y AP-51 donde han quedado atrapados cerca de 3.500 vehículos, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), y todas ellas bajo la gestión directa de Iberpistas -Grupo Abertis-. La ciudad también ha presentado problemas y sobre todo esa mayoría silenciosa de pueblos que conforman la provincia y la red vial que les une, los gran sacrificados, como siempre en estos casos. El problema se conforma en la tarde de Reyes a partir de las 20:00 horas de la tarde, ante la gran nevada. Desde el primer momento han estado al pie del cañón en el ámbito local los alcaldes y concejales que no han tenido problemas una vez más en subirse al tractor, a la máquina quitanieves con algún operario y desarrollar un arduo y sacrificado trabajo. Una actitud envidiable y digna de reconocimiento, que los ciudadanos de calle debieran agradecer. Ellos pueden llegar hasta donde pueden. La Diputación cuenta con unos recursos limitados y dar servicio a los 208 municipios de la provincia y a la amplia red de carreteras provincial requiere de un planteamiento muy diferente y tener la voluntad de aplicar una ingente cantidad de recursos. Una decisión que ha de ser meditada y evaluada, sobre todo en términos de coste de oportunidad ante otras opciones.

 

El problema de las autopistas requiere una valoración específica. Por razones personales, tuve la oportunidad de hacer una evaluación muy directa de la AP-61 entre Segovia y San Rafael, desde las 15:30 horas hasta las 18:00 horas, también en sentido inverso. A los mantenedores les pilló el toro. Las imágenes de las 17:25 horas ya eran premonitorias en la confluencia con la AP-6 de lo que se les podía llegar a colapsar. A pesar de que la nevada era progresiva el mantenimiento no lo fue, desde mi punto de vista. El paso de máquinas quitanieves en ambos sentido cada 15 minutos hubiese evitado el problema. Se da la circunstancia de que la N-603, paralela a la AP-61, ha gozado de amplia disponibilidad en este tiempo, incluso al día siguiente de Reyes, cuando la AP-61, AP-6 y AP-51 estaban cerradas. A ello se ha unido el caos informativo. La información de la página web de Tráfico -por cierto muy mejorable- no se correspondía con la información que proporcionaba la Guardia Civil y tampoco coincidía con la de Iberpistas. Muchos conductores se metieron en la boca del lobo gracias a la información errónea que se facilitaba en paneles o desde las instituciones. No sé si la Delegación del Gobierno y el Ministerio de Fomento  han hecho en días previos un seguimiento del Plan de Vialidad Invernal, como hubiese sido su obligación, pero si lo han hecho su efectividad ha sido nula. Todo indica que era testimonial y sus medios reales no se corresponden con los teóricos. No se puede entender que en la “Y” de carreteras en la que han ocurrido los problemas no se hayan presentado en la ruta paralela que gestiona la Jefatura Provincial de Fomento y sí en los que gestiona la concesionaria. Más cuando en veces anteriores ante otros temporales es notorio que el mantenimiento de la N-603 es muy superior al de la AP-61, siendo más fácil mantener una carretera desdoblada que sin desdoblar ante episodios de nevadas. La falta de medios y su aplicación a su justo tiempo para impedir el colapso puede ser la causa del desencadenamiento del resto de los problemas, lo que tendrá que investigar el Ministerio de Fomento y exigir el Congreso de los Diputados. La asistencia a los atrapados siguió las mismas pautas de improvisación. Un desastre absoluto sólo compensado por la generosidad de los alcaldes y hosteleros de buena fe de la zona y la acción siempre generosa y consistente de la Guardia Civil.

 

El pánico ha cundido también en los responsables de los dispositivos y en quienes ejercen la oposición o el control de la gestión. No es de recibo que se aproveche la situación para descalificar al que gestiona y sacar pecho de lo bien que lo hacen los suyos y lo mal que lo hacen los otros. Ya lo hizo Rajoy en 2004 con un episodio parecido en Burgos. Estoy seguro que estos días habrá sentido vergüenza ajena cuando se haya visto reflejado en aquellos episodios. En todo caso denota poca talla política y va buscando más el clientelismo que la necesaria vocación de servicio público que requieren estas situaciones.

 

El pánico se ha manifestado de forma evidente en la DGT. Su director nos ha dado todo un concierto de desatinos a la hora de anunciar la apertura de la AP-6 y el resto de autopistas el domingo posterior a Reyes. Las han abierto provisionalmente, las han cerrado tres horas más tarde, cuando era objetivo que el firme estaba casi limpio, a pesar de su bajo mantenimiento -lo hemos podido comprobar perfectamente desde la N-603 a las 17:00h, por cierto en un excelente estado-, para volver a anunciar su apertura una hora después mediante la puesta en marcha de una nueva fórmula mediante la navegación con la agrupación de 100 automóviles bajo la dirección de un coche de la Guardia Civil. Todo un dislate para los que en algún momento de nuestras vidas nos hemos encontrado al frente de situaciones muy similares. Para ello se ha argumentado una gran nevada, que como objetivamente se puede comprobar en los registros no ha sido así, ya que una hora después del cierre de las autopistas ha remitido como preveían las estimaciones. Y lo que es peor se ha utilizado las televisiones en el informativo de noche para justificar la decisión. Las disputas entre la concesionaria, Tráfico y Fomento son malas compañeras de viaje para resolver este tipo de problemas. Lo mejor que puede hacer un político en esas situaciones es dejarse llevar por los técnicos con experiencia. Y hoy el director general de Tráfico ha puesto de manifiesto una vez más las miserias del Ministerio del Interior, sin duda el más insolvente del actual Gobierno.

 


Juan Luis Gordo es diputado del PSOE por Segovia
www.juanluisgordo.es

 

Segovia al día | Noticias de Segovia
Segovia al día • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress